seguridad laboral

¿Qué comprende la Seguridad Industrial?

La seguridad industrial es un concepto general que se aplica a toda normativa que se aplique en el conjunto de la minimización de riesgos en el entorno laboral.

La seguridad industrial no es propia de un solo sector, sino que comprende todos los aspectos empresariales y su normativa se aplica a cualquier empresa, excepto la normativa específica.

El espíritu de la seguridad industrial no se centra en los accidentes ya ocurridos sino en la prevención de éstos y los posibles riesgos potenciales que puede generar la empresa.

Para acciones especialmente arriesgadas, por ejemplo riesgo de escape de sustancias tóxicas, es necesario, e incluso a veces obligatorio, la revisión de un organismo oficial que ofrezca seguridad previa antes de llevar a cabo el proceso, con especial atención además de no causar ningún perjuicio al entorno natural.

Legislación de Seguridad Industrial

La legislación de seguridad industrial comprende toda norma que proteja a trabajadores, usuarios o terceros, por lo tanto es difícil homogeneizarla. Vamos a ver las normas que engloban un mayor ámbito de acción, con especial atención a la normativa española.

Los reglamentos son las bases constituyentes de seguridad. Los reglamentos son específicos de cada actividad, por ejemplo, reglamento de baja tensión, calefacción o gas comprenden las normas básicas de instalación para garantizar la mayor seguridad.

Las guías de salud laboral y seguridad desarrolladas en los ochenta fueron las primeras normas que estandarizaron los comportamientos básicos de la empresa para que no generase riesgos. La mayoría de sus preceptos todavía sigue vigente, en la actualidad se ha desarrollado en gran medida la normativa que afecta al medioambiente y su cuidado.

A finales de los ochenta aparecen también las bases de cuidado del medio ambiente que afectan a empresas de todo el mundo. En un principio hacía referencia en especial al tratamiento de residuos para su reciclaje y una serie de recomendaciones para la eliminación de deshechos, para que se respetase el entorno según la legislación.

Éstas guías fueron desarrolladas por organismos internacionales y son normas generales que deben verse apoyadas por una normativa estatal propia. En el caso de España el organismo responsable de legislar las normas de seguridad laboral es el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de la Subdirección General de Calidad y Seguridad Industrial.

La legislación española se divide en tres ámbitos: la Ley General, la Ley de productos y la Ley de Instalaciones.

La Ley general es del año 1992 y está completada por varios Reales Decretos. Su principal objetivo es el de sentar las bases de Seguridad Industrial, además de desregularizar determinados sectores. En 2009 la Ley sufre otra variación para adaptarla a nuevos negocios y situaciones.

La Ley de productos es un conjunto de leyes que regulan empresas concretas por diferentes motivos.

Normalmente los productos que entran en este tipo de normativa lo hacen para preservar el medio ambiente, como por ejemplo los aerosoles, o bien porque necesitan de una especial regulación debido a su uso, como muchos d los materiales de construcción.

Las Leyes de instalaciones previenen las condiciones necesarias para llevar a cabo una instalación, desde su preparación hasta su resultado final. De este tipo existen Leyes d almacenamiento, de ejecución de instalaciones eléctricas, petrolíferas o frigoríficas.

Es importante seguir las recomendaciones de los organismos oficiales así como la normativa específica a nuestro negocio, ya que, a parte de las multas a las que nos arriesgamos, es fundamental preservar la seguridad de cuántos nos rodean, así como cuidar el medio ambiente. Nuestros cerrajeros en Madrid ya cumplen con todos los requerimientos.