como marcan las casas los ladrones

Los amigos de lo ajeno tienen su propio idioma para comunicarse entre ellos. De este modo señalan las casas que son más fáciles de robar y dan otros datos de interés. ¿Cómo marcan las casas para robar? Te enseñamos algunas de las señales más usadas por los ladrones.

Cómo marcan las casas para robar

Se dice que los ladrones usan punzones, tizas o bolígrafos para pintar símbolos en puertas o buzones. Esas señales no son aleatorias, sino que tienen un sentido. Estas son algunas se

Por ejemplo, el dibujo de un carrito de niño o cuna de bebé avisa de que allí vive una mujer sola con su hijo pequeño.

  • Una raya hecha con tiza en la puerta indica que la casa está deshabitada (porque si no es de esperar que los dueños se hubiesen encargado de borrarla).
  • Un aro en la puerta significa que en la casa viven personas creyentes y que cualquier desconocido tendrá buena acogida si habla de Dios.
  • Una X en la puerta sirve para decir que los dueños de la casa están de vacaciones, por lo que es un buen momento para realizar fechorías.
  • Un triángulo en la puerta indica que esa casa en concreto ya ha sido robada y no queda nada de interés.
  • Un dibujo en la puerta parecido a una esfera de reloj, con manecillas y todo, significa que los habitantes de la casa abren con cadena. Es decir, son desconfiados y puede ser un lugar difícil para robar.
  • Cuatro cuadrados consecutivos quieren decir que la casa está protegida por un perro.

Pero no solo los dibujos pueden ser malas señales, también puede haber otros indicios de actividad delictiva. Dejar botellas vacías a la puerta o atar cordeles en rejas y escaleras son otros métodos que se atribuyen a los ladrones para ver si una casa está sin vigilar.

Quizás también hayas oído decir que encontrar un par de zapatillas colgando por los cordones de un cable (de la luz, del tendedero…) es señal de que allí se vende droga. En estos casos no se sabe si es cierto o se trata de una leyenda urbana.

Ya sabes cómo marcan las casas para robar. Si ves en tu portal alguna marca en los buzones, en la puerta o en el portero automático, puede que no sea la gracia de algún gamberro. Aunque no hay que ser alarmista, se recomienda avisar a la policía para que las examinen por si acaso y después borrarlas.